Día 17

1080 1920 Más Vida

El rey Ezequías era un hombre que amaba a Dios y que sabía que su pueblo necesitaba caminar bajo la dirección divina.

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que se había celebrado la pascua, pero eso no detuvo a Ezequías; la celebración de esta ceremonia era un recordatorio de la liberación de los hijos de Israel de una esclavitud en Egipto.

Nosotros también tenemos que traer a la
memoria esos días cuando Jesús nos rescató,
perdonando nuestros pecados y dándole un
nuevo sentido a nuestra vida.

Como cristianos, nosotros no celebramos la pascua; no sacrificamos un cordero, pero sí celebramos la Santa Cena, y en ella recordamos el sacrificio de Jesús por nosotros para traernos libertad.