Día 19

1080 1920 Más Vida

Desde la cruz, Jesucristo encargó a su madre al cuidado de su discipulo amado. Una mujer que quedaría sola, es encargada a uno de sus discípulos.

La atención a las viudas y madres solas es una prioridad de Dios.

Alguna vez Jesús dijo que los que hacían la voluntad de Dios eran sus hermanos y su madre.

Dios siempre ha visto a sus hijos como los miembros de su familia, por eso nos llamamos hermanos; Jesús, nuestro hermano mayor nos da ejemplo de cuidar de los más vulnerables y necesitados. Ese es el corazón de Jesús.