día 36 – jesús la resurrección y la vida

150 150 Más Vida

JUAN 11:17-44

Reflexión.

Esta es una de las declaraciones más importantes y más impactantes que hizo
Jesucristo a lo largo de su ministerio. Pero no solo es una aseveración; en el pasaje
mencionado Jesucristo se declara como la resurrección y la vida, pero también es el
que resucita y le da vida nuevamente a Lázaro, su amigo que había estado muerto
ya tres días.

¡Qué voz de autoridad tiene el hijo de Dios!, que únicamente con Su palabra, la vida entra
en un hombre muerto y le resucita. ¿Existe alguna mejor evidencia de quién es él?
De la misma manera, en este momento, Jesús está hablando vida a cualquiera que
sea tu situación.
Escucha Su voz hablándote; Su voz que te llama a levantarte.
Lectura.

Cuando Jesús llegó a Betania, le dijeron que Lázaro ya llevaba cuatro días en la
tumba. Betania quedaba solo a unos pocos kilómetros de Jerusalén, y mucha gente
se había acercado para consolar a Marta y a María por la pérdida de su hermano.
Cuando Marta se enteró de que Jesús estaba por llegar, salió a su encuentro, pero
María se quedó en la casa. Marta le dijo a Jesús: —Señor, si tan solo hubieras estado
aquí, mi hermano no habría muerto; pero aun ahora, yo sé que Dios te dará todo lo
que pidas.

Jesús le dijo: —Tu hermano resucitará.

—Es cierto —respondió Marta—, resucitará cuando resuciten todos, en el día final.
Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá aun después
de haber muerto. Todo el que vive en mí y cree en mí jamás morirá. ¿Lo crees,
Marta? —Sí, Señor —le dijo ella—. Siempre he creído que tú eres el Mesías, el Hijo
de Dios, el que ha venido de Dios al mundo.
Luego Marta regresó adonde estaba María y los que se lamentaban. La llamó aparte
y le dijo: «El Maestro está aquí y quiere verte». Entonces María salió enseguida a su
encuentro.

Jesús todavía estaba fuera de la aldea, en el lugar donde se había encontrado con
Marta. Cuando la gente que estaba en la casa consolando a María la vio salir con
tanta prisa, creyeron que iba a la tumba de Lázaro a llorar. Así que la siguieron.
Cuando María llegó y vio a Jesús, cayó a sus pies y dijo: —Señor, si tan solo hubieras
estado aquí, mi hermano no habría muerto. Cuando Jesús la vio llorando y vio a la
gente lamentándose con ella, se enojó en su interior y se conmovió profundamente.

—¿Dónde lo pusieron? —les preguntó. Ellos le dijeron: —Señor, ven a verlo.
Entonces Jesús lloró. La gente que estaba cerca dijo: «¡Miren cuánto lo amaba!».
Pero otros decían: «Este hombre sanó a un ciego. ¿Acaso no podía impedir que
Lázaro muriera?».

Jesús todavía estaba enojado cuando llegó a la tumba, una cueva con una piedra
que tapaba la entrada. «Corran la piedra a un lado», les dijo Jesús. Entonces Marta,
la hermana del muerto, protestó: —Señor, hace cuatro días que murió. Debe haber
un olor espantoso.

Jesús respondió: —¿No te dije que si crees, verás la gloria de Dios?

Así que coirieron la piedra a un lado. Entonces Jesús miró al cielo y dijo: «Padre,
gracias por haberme oído. Tú siempre me oyes, pero lo dije en voz alta por el bien de
toda esta gente que está aquí, para que crean que tú me enviaste». Entonces Jesús
gritó: «¡Lázaro, sal de ahí!». Y el muerto salió de la tumba con las manos y los pies
envueltos con vendas de entierro y la cabeza enrollada en un lienzo. Jesús les dijo:
«¡Quítenle las vendas y déjenlo ir!».