día 37 – jesús el camino al Padre

150 150 Más Vida


JUAN 14:1-14

Reflexión.

Existen muchas maneras por las que Dios se da a conocer a nosotros; hasta
podríamos hablar de muchas vías de comunicación por las cuales revela Su amor.
Pero cuando se trata de la vía de acceso a Su presencia, el mundo ha conocido una
sola, y no se trata de alguien señalando el camino, no se trata de una ruta que
alguien descubrió, se trata de una persona declarando: “Yo soy el camino…”. Esa
persona es Jesús.

Nadie más ha tenido ni el valor, ni la autoridad, no solo para afirmar conocer, sino
para decir “Yo soy…”

Lectura.

»No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también
en mí. En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso
les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando todo esté listo, volveré para
llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy. Y ustedes conocen el
camino que lleva adonde voy.

—No, Señor, no lo conocemos —dijo Tomás—. No tenemos ni idea de adónde vas,
¿cómo vamos a conocer el camino?

Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si
no es por medio de mí. Si ustedes realmente me conocieran, también sabrían quién
es mi Padre. De ahora en adelante, ya lo conocen y lo han visto.

Felipe le dijo: —Señor, muéstranos al Padre y quedaremos conformes.

Jesús respondió: —Felipe, ¿he estado con ustedes todo este tiempo, y todavía no
sabes quién soy? ¡Los que me han visto a mí han visto al Padre! Entonces, ¿cómo me
pides que les muestre al Padre? ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre y el Padre
está en mí? Las palabras que yo digo no son mías, sino que mi Padre, quien vive en
mí, hace su obra por medio de mí. Solo crean que yo estoy en el Padre y el Padre
está en mí; o al menos crean por las obras que me han visto hacer.

»Les digo la verdad, todo el que crea en mí hará las mismas obras que yo he hecho
y aún mayores, porque voy a estar con el Padre. Pueden pedir cualquier cosa en mi
nombre, y yo la haré, para que el Hijo le dé gloria al Padre. Es cierto, pídanme
cualquier cosa en mi nombre, ¡y yo la haré!